dilluns, 27 de març de 2017

Haga vida sana: tírese por un barranco


Artículo publicado en El Periódico de Catalunya el 9 de agosto de 1993, a raíz de la fotografía que aquí reproduzco de Marta Ferrusola, esposa del presidente de la Generalitat de Catalunya, lanzándose en paracaidas en Empuriabrava.

HAGA VIDA SANA: TÍRESE POR UN BARRANCO
Manuel Delgado

¿Sería adecuada la difusión de una imagen de Marta Ferrusola fumándose un pitillo? ¿Verdad que no? Como tampoco nos será dado contemplar al conceller Lluís Alegre conduciendo sin llevar colocado el cinturón de seguridad. Ni una ni otro pueden ser mostrados protagonizando ninguna de estas situaciones que encarnan instituciones hagan publicidad de lo que ghoy se da en llamar conductas de riesgo.

En cambio, esas personas –absolutamente respetables, por lo demás- acaban de contribuir a la promoción institucional de los llamados deportes de aventura, lanzándose públicamente en paracaídas desde una considerable altura. Es decir, que las mismas instancias que nos advierten constantemente de las infinitas amenazas para la salud y la seguridad física que nos rodean y que nos invitan a ejecutar todo tipo de ritos de purificación para preservarnos de accidentes y contagios, nos sugieren que practiquemos actividades consistentes básicamente en jugarse uno la vida. Se nos angustia con lo que nos espera si no vigilamos el nivel de colesterol, al tiempo que se nos convence de lo sano y natural que es tirarse desde lo alto de un puente o precipicio. Que una persona se ahogue en la playa de Barcelona puede convertirse en una cuestión de Estado; que alguien se estrelle practicando el ala delta o descendiendo por un barranco es una lamentable anécdota que apenas merece una gacetilla en la prensa.

Podría parecer una simple sintonía de esquizofrenia, pero no lo es. La lógica secreta de la importancia oficial concedida a este tipo de deportes tiene que ver con su condición de escuela en que los más osados ensayan técnicas de control sobre circunstancias adversas. Así, la gran masa de ciudades son sometidas a control mediante una cada vez más tupida red de prohibiciones y tabúes cotidianos, destinados a que cualquier desgracia personal sea inmediatamente interpretada como el castigo por la transgresión de una norma. Como ocurre con quienes ingresan en la cárcel, se trata de que quien ingresa en un hospital por accidente o enfermedad sienta y haga sentir a quienes le rodean aquello de que “algo habrá hecho”.

Por el contrario, los deportes de aventura son practicados por una minoría selecta de arrojados que se enfrentan a situaciones de peligro excepcionales y en marcos más o menos no civilizados. Las emociones que experimentan no son, como suele pensarse, la causa sino la consecuencia de su actividad. La razón profunda es más bien que el enfrentamiento y la victoria sobre la naturaleza constituyen modelos para una ideología del éxito que concibe la vida como empresa de riesgo, en la que los logros dependen del atrevimiento y de la capacidad de vencer obstáculos y contrariedades.

La base ética del deporte de aventura habría que buscarla en una de las novelas emblemáticas del puritanismo inglés del siglo XVIII: Robinson Crusoe, la célebre obra de Defoe. En ella, un hombre blanco debía enfrentarse, solo y con la única ayuda de la razón, tanto a las fuerzas de la naturaleza como a los salvajes. En esa línea, el imaginario de la cultura occidental no ha dejado de proveer de personajes – de Tarzán a Indiana Jones- que muestran la innata superioridad del héroe calvinista –práctico, individualista, emprendedor, autónomo, audaz, con dominio de sí –sobre la naturaleza (incluida la suya propia, sus mismas pasiones) y sobre las otras formas de humanidad: negros, indios, asiáticos…

No se olvide que esa misma filosofía fue la que animó a los boy-scouts, organización inspirada tanto en la masonería liberal como en el militarismo imperial británico, que si no se ha vista afectada por la persecución antisectaría es porque de siempre ha sido un lugar de encuadramiento de jóvenes y niños para su iniciación en el espíritu del pionero, es decir, para ser adoctrinados en la ideología de combate del liberalismo capitalista. Esa mentalidad esculturista, que invita a los jóvenes a ser escuchas o exploradores –es decir, avanzadilla de tropa en patrulla de reconocimiento-, entiende la naturaleza como una metáfora de la sociedad competitiva, como territorio a someter y a colonizar, a partir de una combinación de iniciativa personal, disciplina y trabajo en equipo. Esa tendencia que inició el movimiento fundado por Baden-Powell, y que es el precedente directo de la afición por la aventura en marcos naturales, ha acabado por imponerse, y hoy enviamos cada verano a nuestros hijos de colonias o de campamentos, sin darnos cuenta de que contribuimos a una militarización generalizada de la infancia.

Obsérvese el diseño de los nuevos parques urbanos para niños. Muchos están directamente inspirados en ese culto a la aventura exótica que está saturando de cretinos junglas, desiertos, ríos y sabanas del mundo entero y de latas de Coca-Cola las cumbres de Himalaya. Otros cada vez recuerdan más las llamadas pistas americanas, empleadas para el adiestramiento militar.

Teorías aparte, ya sabe: si aprecia en algo su integridad física y su salud, no fume, coma con moderación, use preservativos, conduzca con cinturón y, sobre todo, tírese cada fin de semana desde 4.000 metros de altitud.



diumenge, 26 de març de 2017

El amor y la domesticación de las pasiones.

La foto es Eric Kim
EL AMOR Y LA DOMESTICACIÓN DE LAS PASIONES
Manuel Delgado

Em vaig referir a classe a la qüestió de la domesticació d'això al voltant del XVI i culminant al llarg de la segona meitat del XVIII es va conèixer com els instints, un assumpte que ha estat en el centre d'interès d'una llarga tradició intel·lectual preocupada per la gènesi de les categories -Nietzsche, Weber, Bataille, Foucault, Elias, Luhmann, etc.- Una de les conclusions d'aquest tipus d'atenció ha estat la d'assenyalar la importància del sorgiment d'una nova noció, la de racionalitat, de la qual s'exigeix ​​una victòria- una colonització gairebé, es podria dir- sobre les potències dissolvents que aguaiten des del si del propi individu, i que s'associa amb la urgència urgent per imposar un autocontrol en la totalitat d'expressions vitals, que executi el triomf de la Raó sobre el caos instintiu que conspira sempre des de dins.

Tot en el inculcament dels principis de la urbanitat -que és a partir de llavors quan comença a esdevenir una preocupació obsessiva en certs sectors socials i que es concreta en la institucionalització de l'aparell educatiu- apareix destinat a la canalització i regulació de les pulsions que es entén que procedeixen de l'interior humà. La mateixa Església catòlica va assumir aquests principis a partir de Trento i va contribuir a la seva difusió en els països controlats ideològicament pel poder eclesial. De fet, a l'Església contrareformista és a qui li correspon el mèrit d', aliada amb l'absolutisme, haver estès fora de les àrees absorbides per les revolucions puritanes els principis del nou tipus d'home, vencedor sobre les passions i els baixos apetits, que Zwingli i Calví havien propiciat.

És en aquest marc de reeducació generalitzada de les masses europees en la necessitat d'autodomini sobre els instints on es produeixen els grans canvis en el camp de l'amor i la passió, que trencant amb el que havia estat la mentalitat medieval, arriben en els seus efectes fins nostres dies i conformen la ideologia amorosa actual. Aquesta reorientació generalitzada de les relacions entre els sexes. Així, per exemple, és en els darrers decennis del Segle de les Llums, on es registra la desaparició del matrimoni convingut ia la seva substitució per les noces fundada en la lliure elecció propiciada per l'amor -un valor fins llavors considerat aliè o fins i tot contrari a la institució marital-, conseqüència de canvis estructurals profunds en el paper de les famílies en la societat.

D'ells derivarien factors com la creixent psicologització i personalització d'aquestes relacions; les idees sobre la "utilitat" de les passions com a matèria primera dels intercanvis entre els sexes i la conceptualització dels impulsos eròtics com ressort fonamental de la semàntica amatòria; les nocions relatives a l'instint sexual com una força necessitada de control i consens; la urgència per acabar amb aquell "temperament oscil·lant" –empleant l'expressió que va encunyar Jan Huizinga en el seu El otoño de la Edad Media (Alianza) - de persones i multituds que havia caracteritzat els períodes històrics anteriors, i enfront de la qual s'aixeca l'exigència de major fermesa en els sentiments; a l'oposició entre natura i civilitat, en la qual el sacrifici de la primera passa a ser condició per al triomf de la segona; la estatuación del matrimoni com el lloc on alliberar l'empenta de la voluptuositat i de l'amor com una cosa essencialment de dos, pel que fa a la qual es fingeix socialment el respecte a la privacitat; a la noció de relació amorosa com un àmbit en el qual els joves s'enfronten per posar a prova la veritat dels seus sentiments; la preocupació per la processualitat i la seqüencialització de la dialèctica amorosa, com a part d'una atenció nova per la temporalitat i, especialment, per la qüestió de l'ajornament sexual com a estratègia amorosa que prepara per al matrimoni; la priorització de la idea d'exclusivitat que exigeix ​​per a cada relació amorosa un nou començament ...


Si us interessa el tema, us recomano alguns llibres: El amor como pasión, de Niklas Luhmann (Península), o El proceso de civilización, de Norbert Elias (FCE). Tot i que el meu favorit, el que millor resumeix la qüestió, és La teoria de las pasiones y el dominio del hombre, de Manuel Calvo Garcia (Prensas Universitarias Zaragoza).

dissabte, 25 de març de 2017

Un inmigrante solo es inmigrante cuando está inmigrando

La foto es Dario Ayala/Reuters
Consideraciones para Olga Achón, colega de GRECS, a propósito de lo inadecuado del término "inmigrante"

UN INMIGRANTE SOLO ES INMIGRANTE CUANDO ESTÁ INMIGRANDO
Manuel Delgado

QMe parece muy interesante y pertinente tu exigencia de claridad conceptual a propósito de nociones tan altratadas como "migración" o "inmigrante", por ejemplo Lo que pasa es que creo que hay algo que deberían ser obvio y no lo es: no existen "inmigrantes", pero no porque lo digas tú o yo, sino porque esa figura no aparece reconocida legalmente, al menos en España, en ningún código ni norma. Es decir nos encontramos con que las ciencias sociales y no digamos los medios de comunicación y las personas ordinarias, se hartan de hablar de inmigrantes, cuando no hay ningún material legal ni normativo que lo emplee. Existen en España "leyes de extranjería", no "leyes de inmigración". Los CIES, son "Centros de Internamiento de Extranjeros", no de "inmigrantes". De hecho, esta fue una discusión que tuvimos en el Parlament cuando se organizó una comisión de inmigración y en que justo Àngels Pascual, la catedrática de la Autònoma y yo intentamos convencer a los miembros parlamentarios que era imposible una definición positiva de "inmigrante". De ahí que, por ejemplo, sea imposible responder a la pregunta "cuando uno es inmigrante, ¿lo es para siempre?", o explicar cómo es posible que existan sociológicamente "inmigrantes de segunda" o "tercera" generación.

Es decir, no pueden ser inmigrantes personas que residan de manera estable en algún lugar y no digamos que hayan nacido en el país. Dicho de otro modo, solo sería inmigrante, en cualquier caso, el practicante de lo que aludes como comprometido en una "circulación migratoria" y solo en tanto que está realmente circulando, pero no sería aplicable a quien justamente tu asumes que le correspondería, es decir al trabajador extranjero residente. Es decir, no puede ser inmigrante alguien que no esté inmigrando. En efecto, el participio activo es ese derivado verbal impersonal que denota capacidad de realizar la acción que expresa el verbo del que deriva –inmigrar, en este caso– y que, en tanto que tiempo de presente, implica una actualización de esa acción, una y otra vez renovada, la reinstauración de una peregrinación inaugural que nunca culmina, que exige verse una y otra vez repetida, sin alcanzar en ningún caso su destino final: ese ahora y aquí en el que está, pero al que no pertenece

Esa extraña torsión en el lenguaje, consistente en aplicar un tiempo verbal aparentemente inadecuado desvela hasta qué punto aquel al que llamamos inmigrante es no sólo pieza fundamental de un sistema de producción basado en la explotación humana, sino un auténtico operador simbólico con fines especulativos, es decir como objeto a disposición de un pensamiento que lo emplea para determinadas operaciones conceptuales, en este caso al servicio de su capacidad de dar a pensar el desorden social desde dentro. Es decir, el inmigrante seria sobre todo un personaje conceptual, en el sentido que Deleuze y Guatari sugerían para esa noción en su introducción a Qué es la filosofía (Anagrama). Un determinado sistema de representación genera, como el filósofo imaginario al que se refieren Deleuze y Guatari, sus propios personajes conceptuales, es decir personalidades mediante las cuales un complejo social puede pensarse a sí mismo como otro, y como otro al que se encarga encarnar sus conceptos más fuertes, o acaso la fuerza misma de sus conceptos principales, vehículos al servicio de la designación no de algo extrínseco, “un ejemplo o una circunstancia empírica, sino una presencia intrínseca al pensamiento, una condición de posibilidad del pensamiento mismo”. En tanto que personaje conceptual, el inmigrante representa lo heteronómico, es decir “los otros nombres”, que pueden corresponder no sólo al perfil de quien los concibe y a habla de o con ellos, sino también a su negación o su contrario. Como si el orden social y su autorepresentación encontrará en el inmigrante algo parecido a lo que Nietzsche encontraba en Zarathustra o Platón en Sócrates. Es lo que tu sugieres refiriéndote al concepto de dispositivo simbólico tal y como lo emplea Dan Sperber.

De ahí el uso para hablar del trabajador extranjero de un participo activo convertido en sustantivo. Él no es alguien que haya cambiado de sitio, que antes estaba allí y ahora está aquí, por mucho que lo parezca, sino que es alguien que ya ha partido, pero todavía no le ha sido dado llegar. Es percibido conceptualmente como en movimiento, en inestabilidad perpetua, aunque no esté desplazándose, aunque se haya vuelto sedentario. Bien podríamos decir que la ideología que hace del inmigrante un viajero atrapado en ese exterior del que nunca acaba de salir –es decir como alguien ajeno a ese interior en el que está, pero en el que no ha acabado de entrar en realidad– se ha hecho, siempre al pie de la letra, verbo entre nosotros. Eso explica que se reitere una y otra vez ese imposible lógico que es el del inmigrante de "segunda" o “tercera generación”, puesto que la condición anómala de sus padres o abuelos, se ha heredado, a la manera de un pecado original del que no todos conseguirán redimirse.     


dimecres, 22 de març de 2017

Apuntes metodològicos para sociedades sin asiento

Gustave Caillebotte, "Paris Street, Rainy Day", 1877
Notas para José Luis Saéz, doctorando

APUNTES METODOLÓGICOS PARA SOCIEDADES SIN ASIENTO
Manuel Delgado

Piensa. ¿Qué es lo que estás estudiando? Lo que están estudiando es una sociedad que configuran desconocidos que coinciden momentáneamente en una determinada área o de conocidos relativos que hallen en ella un lugar para sus reencuentros. ¿Qué es lo que hay que hacer? En una primera fase, centrada en la observación y compilación de datos, se lleva a cabo na aproximación a las condiciones ecológicas del lugar, un estudio sobre sus cualidades morfológicas y su evolución histórica, todo ello acompañado de una elaboración de planos de los espacios a observar y una recopilación de documentación relativa a intervenciones urbanísticas en el sector ya realizadas o en marcha.

Esa primera fase implica una impregnación de las cualidades sensibles de los espacios a considerar, así como una localización de sus puntos fuertes, de los distintos accidentes que aceleran o ralentizan la acción social, de los atractores que provocan las distintas formas de territorialización fugaz. Se atienden los aspectos morfológicos, las infraestructuras, la división en áreas y la densidad de presencias y actividades que registra cada una de ellas, los canales de paso, tanto los provistos por el diseño inicial como los generados por los propios usuarios en sus recorridos. También la distribución de servicios, elementos del mobiliario, señales, comercios estables y otros elementos permanentes del entorno. Ese registro de los elementos contextuales no puede dejar de interesarse por actores habituales, tales como vendedores ambulantes, vagabundos, empleados públicos y otros personajes asiduos. Una permanencia prolongada y asidua en el lugar te hace posible una clasificación de los practicantes regulares e irregulares de los espacios a conocer y la elaboración de mapas que recogan sus formas específicas de apropiación transitoria. Ello supone establecer una taxonomía sobre quiénes llevan a cabo las distintas utilizaciones en función de criterios tales como edad, género,

Ten en cuenta que esa sociedad, la base de la cual es el concierto entre percepciones inmediatas, es una sociedad entre individuos o grupos que se dan a ver, es decir que se someten al principio de publicidad y accesibilidad que hacen de ellos seres públicos. El etnógrafo o la etnógrafa que asumen el rol de alguien que pasa o de alguien que acaba de deternerse, intentando pasar desapercibido –sólo en el sentido de no llamar la atención–, pero sin perder de vista lo que acontece, se convierten en ejemplos perfectos de observadores participantes, puesto que cumplen el requisito de permanecer lejanos y a la vez próximos a la actuación social que pretenden registrar primero, describir después y analizar por último. Es más, recuerda, lo que haces es la apoteosis de la observación participante, porque es porque observas que participas, puesto que  ese contexto social es un espacio de y para la aparición, una sociedad óptica, es decir sociedad de percepciones inmediatas, de miradas y seres mirados.

Matiz importante éste, puesto que permite distinguir –y en cierto modo oponer– el método de la observación simple, directa, no intrusiva, de la observación encubierta, tantas veces descartada en tanto que deshonesta por la deontología antropológica. A diferencia del periodista “de investigación” que se hace pasar por algo que no es con el fin de obtener información, el etnógrafo o la etnógrafa que asumen el estilo del naturalista y atienden el flujo de acción visible que transcurre ante sus ojos o a su alrededor, no intentan que les tomen por una cosa distinta de lo que son. Cabe insistir: el etnógrafo está ahí y, como todos con quienes comparten esa misma parcela de tiempo y espacio y con quienes forma sociedad, adopta una actitud de expectación ante todo cuanto sucede a su alrededor, sin perder detalle, aunque ese registro de actividad utilice con frecuencia estratagemas de disimulo –mirar de reojo– que no alteren esos principios de copresencia entre desconocidos totales o relativos fundamentados en el distanciamiento, la frialdad y la indiferencia relativos. En el fondo, lo ue haces es sistematizar la actividad ordinaria de los viandantes, que consiste en permanecer siempre atento a lo que ocurre, actividad ésta que puede incluso prescindir de los mínimos principios de discreción en el caso del flânneur o paseante ocioso o de quien ha decidido hacer un alto en su camino y sentarse en un banco o en la terraza de un café para explicitar que están entendiendo la vida pública como lo que en última instancia no deja de ser: un espectáculo.

Pero, atención, estas estrategias de observación no son del todo originales. Están ya en la etnografía clásica, cuanto menos si se recuerda la manera como Malinowski relata su técnica etnográfica preferida en las islas Trobriand: deambular por los poblados y contemplar lo que hacía la gente con la que se iba encontrando a su paso. Dando un paseo por la aldea, explica en sus Argonautas, “descubrimos muchas cosas que, para un observador preparado, evidenciarían en un primer momento los hechos sociológicos más profundos.” O como describía en su célebre diario de campo: “Levantarse, pasear, buscar lo que se esconde a la vuelta de la esquina.” Me viene a la cabeza también como arranca el Dios de agua, el maravilloso libro de Marcel Griaule sobre los dogón (Alta Fulla).

En todos los casos, tú, como etnógrafo, te comportas como un observador en todo momento observado, cuya preocupación principal es la de que no se le atribuyan las malas intenciones que siempre se sospechan del merodeador, aquel cuya presencia en un área pública no puede ser explicada de inmediato en clave instrumental. Pero ese inconveniente –la amenaza constante que acecha al etnógrafo de que sus intenciones no sean bien interpretadas– no encuentra en ese marco singular que es el espacio urbano una excepción, sino todo lo contrario: la confirmación definitiva de que la práctica del trabajo de campo es consustancialmente problemática y permanece en todo momento expuesta a las confusiones que convierten al etnógrafo, siempre y en todos sitios, en un personaje moralmente ambiguo y, por tanto y acaso por buenas razones, a punto de ser descubierto en su impostura.

Que primes la observación directa no obstrusiva no implica que se descarte la entrevista como método que ayude a conocer cómo es posible y qué formas adopta la vida social en lugares públicos. La selección de una muestra de usuarios habituales considerados significativos permite, mediante entrevistas abiertas –lo más parecidas posible a charlas–, una aproximación más afinada a la composición de los flujos humanos que deambulan o se estancan en el espacio a analizar. Puedes conocer quiénes son, cuál es su procedencia y destino inmediatos, la razón de sus costumbres horarias. Procura establecer a su vez cuáles son los motivos que aducen para establecerse transitoriamente en un determinado punto del que son ocupantes asiduos y sobre el que pueden reclamar un cierto derecho de uso: ancianos, jóvenes, padres y madres con sus criaturas, niños, vagabundos. También acerca de la dimensión conflictiva de esos paisajes públicos, cómo argumentan individuos o grupos involucrados los derechos territoriales que reclaman. Las exclusiones que se registran de usuarios considerados indesesables. Todo ello permite determinar cuáles son los imaginarios colectivos que intervienen en la manera como los usuarios emplean un determinado espacio urbano, en función de atributos simbólicos, evocadores, sentimentales o pragmáticos. La entrevista personal también permite saber más sobre las ventajas que los usuarios pueden obtener de algunas de sus propias prácticas, incluyendo aquellas que podrían antojarse de riesgo.

¿Qué has leido? La lectura básica es Relaciones en públlco, de Goffman, por supuesto, pero hay más. Por ejemplo, James H. Whyte, que tiene hasta una esplèndida pelicula que es casi una guia de observación: https://archive.org/details/thesociallifeofsmallurbanspaces.

Dime qué has leído y te paso cosas. Fundamentales las aportaciones de John Lofland, como Analyzing Social Settings. A Guide to Qualitative Observation and Analysis. Wadworth Publishing, Belmont, 1971, o Doing Social Life: The Qualitative Study of Human Internaction in Natural Settings. Basic Books, Nueva York, 1976. Cabe destacar también el ya clásico trabajo de William H. Whyte sobre la actividad cotidiana en los parques y pequeñas plazas de Nueva York, mostrando cómo se produce la interacción sincrónica entre los caminantes, la lógica cooperativa de los encuentros buscados o fortuitos, las pautas de aprovechamiento que realzaban el valor de ciertos puntos y descartaban otros (City. Redisconvering the Center. Doubleday, Nueva York, 1988. Por último, tienes cerca un buen modelo, que és Rambla del Raval, de Gerard Horta (Montesinos). Búscalo; te irá de perlas. O la tesis doctoral de Dani Malet sobre la Praço do Rossío de Lisboa. http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/35227/9/05.DMC_5de5.pdf. Te mando algunas cosas.






Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch